¿Por qué "El Carmen de las Cuevas"?

Un carmen entre el Albaicín y el Sacromonte

En primer lugar deciros que Carmen de las Cuevas no es una persona, en Granada un carmen (masculino) es una vivienda urbana típica del barrio granadino del Albaicín, con terrazas y paratas.

El Carmen de las Cuevas además está entre los barrios del Albaicín y el Sacromonte por eso “de las cuevas” porque son el hábitat característico de la zona, donde habitan los gitanos y se hacen los espectáculos flamencos y las zambras.

Un poco de historia sobre las cuevas del Sacromonte

No se sabe con exactitud el origen de las cuevas del Sacromonte, pero posiblemente en el siglo XVI.

Los Reyes Católicos conquistan la ciudad en 1492 y con ellos llegaron también nómadas gitanos.

Muchos musulmanes fueron expulsados de sus hogares y seguramente, tanto gitanos como musulmanes se instalaron extramuros de la ciudad tratando de evitar el control administrativo y eclesiástico.

Picar una cueva en un terreno propicio para ello, era una forma, sin coste económico, de hacerse con un lugar donde cobijarse.

Las cuevas se convierten así, a lo largo de los siglos, en un hábitat singular que ofrece ventajas, son frescas en verano y mantienen la calidez en invierno.

Las cuevas constan de varias habitaciones que se van ampliando según las necesidades de la familia y lo que permita el terreno.

Se blanquean con cal que les dan luminosidad, consistencia a las paredes y desinfección. También suelen tener una chimenea que a la vez de servir para cocinar, propicia la ventilación natural.

Sobre el Carmen de las Cuevas

El Carmen de las Cuevas tiene su propia historia, vamos a contaros la que nosotros conocemos.

Llegamos hace 40 años y fuimos adaptando el lugar a lo que es ahora, una escuela de flamenco y de español para extranjeros.

La zona de cuevas la dedicamos al flamenco ya que además de aislamiento térmico, también es acústico.

En las estancias aterrazadas de hasta cinco niveles están las aulas de español, soleadas y con espectaculares vistas a la Alhambra, el Albaicín y al fondo la Vega de Granada.

Flamenco en las cuevas
Clase en una terraza

Antes, nos cuentan los mayores del barrio, fué fragua, una vaquería y finalmente ¡una discoteca!

En nuestros primeros años, Ventura, el antiguo dueño, fabricaba helados en una de las cuevas que después vendía por la periferia de Granada con una vieja moto en la que cargaba dos grandes termos hechos de corcho.

El Carmen de las Cuevas sigue ahí, le hemos dado un uso apropiado al entorno, sostenible y vital.

¡Larga vida al Carmen de las Cuevas! ¡por otros 40 años!